jueves, 23 de octubre de 2014

Trucos contra energías del bajo astral

Estamos rodeados de energías, de cosas que nuestros ojos físicos son incapaces de ver. Un pensamiento ya esta creando energía, una palabra, una actitud... Cuando una persona se rodea de energía positiva, se siente mas agusto, si somos capaces que captar la energía que nos rodea.
Existen energías que creamos, se llaman egregores y son larvas astrales, son seres el bajo astral, son como nubes con ojos de color gris y se alimentan de nuestra energía, creándonos así bloqueos y malestar, los egregores pueden manipular nuestra actitud, ellos se alimentan de nuestras malas acciones y pensamientos negativos! Estas larvas las podemos crear de varias maneras, os pondré algunos ejemplos.
*Si la persona tiene depresión o baja autoestima, estos seres aprovechan y se pegan a las auras débiles y enfermas y pueden hacer influir al individuo malas acciones y malos pensamientos.
*La gente que se droga o bebe mucho también es muy posible que tengan estos seres en su aura.
*También se nos pueden pegar si alguien nos los manda, con magia negra.
*Incluso se nos pueden enganchar si estamos en un lugar donde las haya, o si nos relacionamos y intimamos con personas que las tengan.
 

Es muy importante que de vez en cuando nos hagamos una limpieza energética, pondré una manera de descargarse, sencilla, económica, y los ingredientes los encuentras en tu cocina.
Coges una botella de dos litros vacía, le introduces media botella de vinagre, diez puñados de sal, el liquido de un limón (le puedes poner un poco de romero), y acabas de llenar la botella con agua calentita, mezclas muy bien el contenido.
Cuando estés en la ducha, te lo tiras por encima (cuidado con los ojos) te lo hechas por la cabeza y por todo tu cuerpo, luego te duchas con jabón como lo haces habitualmente.


También hay larvas astrales en el ambiente, las hay de diferente formas y tamaños, algunas son como serpientes grandes. Estas larvas no suelen pegarse en el aura, pero si nos las podemos llevar para casa desde la calle, o ellas mismas entran por las ventanas y las puertas. Estas se quedan en el ambiente afectando también nuestra energía, les gusta mucho vivir en la cocina porque ahí hay comida, les encanta vivir en los pasillos y en la oscuridad, en habitaciones donde la luz solar sea escasa o inexistente. Continuación expongo algunas maneras que tener la casa o negocio limpios de estos seres.


*A ellos no les gustan los ruidos suaves metálicos, si vas tocando una campanilla por la casa ellos se van inmediatamente, también puedes colgar una campana de viento, en la puerta de la entrada o en la ventana, cuando la mueva el aire, con su música los repelerá.
*Otra forma eficaz es quemar romero seco, en una sartén cortas bastante romero le hechas alcohol,
dejas la sartén en una mesa, que no haya peligro de incendio y le hechas una cerilla, saldrá llama! Cuando la llama se apague y salga el humo la pasas por las esquinas, por el ambiente, por tu aura...
cuando ya no salga humo vuelves a echar alcohol que la llama prenda de nuevo, y vas haciéndolo hasta que todo el romero esté quemado.
*También puedes fregar el suelo, los cristales, los muebles, los azulejos etc con agua del mar, agua con sal o agua con vinagre.

Por varias causas, podemos tener energías negativas, ya sea personal, en casa, mala suerte, bloqueos, seres enviados intencionadamente. Este ritual va bien para cualquier cosa que quieras sacar de tu vida, para cambiar a bien de manera personal, para liberar los defectos conscientes de cada uno. Puedes pedir por ejemplo, que se vaya todo lo malo, que se vaya la magia negra que te mandan, que se vayan los conflictos, peleas, ego, incomprensión, enfermedades. Para que se vaya todo lo que puedas imaginar.
En luna menguante, durante tres días seguidos sobre las 9 de na noche, pones una vela negra y una vela blanca e incienso y haces tu petición, todo lo que quieres alejar.


Este ritual es ideal contra la magia negra.
Coges un cubo y lo llenas de agua, le añades un kilo de sal, unas tijeras abiertas y lo pones en el suelo, debajo del cubo pones una estampa de un santo, y rodeas el cubo con velas blancas impares y
cabezas de ajos, lo dejas reposar toda la noche, y al día siguiente lo enciendes en el sentido de las agujas del reloj y le dices una oración tres veces y en voz alta al santo que hayas elegido.


Recomiendo que estas limpiezas las hagas habitualmente.
Este artículo ha sido creado por Judit T

No hay comentarios:

Publicar un comentario