martes, 28 de mayo de 2013

El perdón

Formé un grupo con dos chicos. Íbamos a su pueblo ha hacer fotografías, vídeos, psicofonías… Un fin de semana me quedé allí en su pueblo en un hostal, y de noche nos colamos en un viejo cementerio que lo estaban reformando para trasladar los restos a otro nuevo y mayor que estaban construyendo. Imaginaros aquello, muchas tumbas ya habían sido trasladadas. Estuvimos toda la noche haciendo fotos, poniendo la grabadora…en fin lo que se hace en esos
casos. Pasaron unos días y era de noche, me fui a dormir a mi cama cuando de repente, un peluche de un mono que tengo en la litera, se le cambia la cara por la de una persona anciana con cejas muy pobladas y una nariz prominente. Me tapé la cabeza entera, no podía gritar solo quería que eso desapareciese. Le recé a todos los santos que me sabía, a todos los dioses y todos los padres nuestros hasta que se me secó la boca. Tuve miedo a dormir en mi cama durante varios días, ya mis padres viendo la situación contactaron con un médium, que solo al entrar ya sabia de quien se trataba. Sólo me dijo tienes que hablar con tu compañero del grupo, que reside en un pueblo y tiene gafas. ¿Cómo podía saber todo aquello? Lo llamé para quedar y contar lo que me estaba pasando. Se quedó de piedra…No me quiso decir nada por teléfono. Quedamos en mi casa y me contó con lágrimas en los ojos que había tenido una vivencia de la cual se avergüenza. Tuvo una novia hacia años, que confiaba en ella plenamente, todo lo que ella decía él le creía. Ella le contaba llorando que era adoptada y el padre adoptivo abusaba de ella.  Movieron cielo y tierra para que ese hombre pagara por ello. El hombre cayó en una tremenda depresión y negaba que todo lo que decían de él era verdad. Todo el pueblo se puso en pie y no daba crédito que ese buen hombre que se desvivió por esa niña que no le faltara de nada, hubiese podido hacer semejante cosa como abusar de ella. Mi amigo como buen novio la apoyó en todo, incluso denunciándolo el mismo y dedicándose personalmente que pagara por ello. Llegó juicio y se demostró que todo era una mentira, ella rectificó que se lo había inventado todo para llamar la atención, y que nunca jamás la había tocado. El novio se personó con su madre en casa de los padres adoptivos de ella para pedirles perdón por todo el daño que le había causado, aun ellos no conocían la sentencia y pensaron que iban a reprocharles y hundirles más. El padre adoptivo no se lo pensó dos veces y en cuando vio que ellos estaban en la puerta de su casa, de dio la vuelta, cogió la escopeta y se pegó un tiro en la cabeza que murió en el acto. Imaginaros lo hundido que estaba el hombre para llegar hasta ese punto. Cuando me contó todo esto me quede atónita, sin palabras, por qué había ido ese hombre hasta a mí…entonces le dije a mi amigo que fuera hasta su tumba a pedirle perdón, ya que él no le dio opción… para mas sorpresas su tumba estaba en el cementerio que entramos de noche, en el viejo cementerio. Después de mi amigo ir hasta a su tumba no he vuelto a saber nada más de aquel hombre…

Este testimonio a preferido mantenerse en el anonimato

No hay comentarios:

Publicar un comentario