jueves, 30 de mayo de 2013

Apariciones

Por circunstancias de la vida mis padres  y se tuvieron que mudar con mis abuelos. Yo era un bebe cuando nos instalamos, ya os imagináis lo que fue para mis abuelos, me cuidaron como si de una hija mas se tratase. Era el ojito derecho de mi abuelo, siempre estaba pendiente de mí. Mi abuelo murió de una enfermedad del hígado cuando yo tenía 3 años, . Yo entonces no me
enteraba de la realidad, era solo una niña. El día que murió comimos en casa un puchero, mi madre iba apartando a cada uno de nosotros cuando le preguntos por el...  A lo que mi madre me contestó que el abuelo había estado malito y estaba en el cielo...No mamá, el abuelo esta esperando el puchero, esta sentado donde siempre, le contesté yo siendo inconsciente de lo que estaba pasando... Mi madre se asustó, pero pensó que tal vez me lo inventaba ya que nunca había tenido tanto tiempo la ausencia de mi abuelo, y solo quería llamar la atención. A los pocos días volví a ver a mi abuelo en un cristal de la salita, una habitación donde siempre mi abuelo veía sus películas de cowboy.Todo esto me lo contaron siendo adulta lógicamente, yo no recuerdo nada de eso, tenia solo 3 años! Un mediodía como muchos otros fuimos al cementerio para visitar a los
nuestros, estaba paseando hasta llegar donde mi abuelo cuando vi un niño pequeño que no paraba de llorar. Enseguida me dí cuenta que era una aparición, pues llevaba ropa anticuada, un mono  en color crema, con un chaleco color marrón con cuello blanco, y una medalla de oro colgando de su pequeño cuello. Era un bebe de unos 8 o 9 meses. Muy peinado con la ralla del pelo al lado. Era precioso. No paraba de llorar sentado en el césped y yo me quedé inmóvil, sin saber que hacer. De repente aparece una señora, joven , con abrigo largo por los tobillos, tacones negros y bajos, un fular de pelos al cuello y un peinado de hondas. Me miraba muy fijamente desafiaste. Caminaba sin quitarme la mirada, cogió al pequeño en brazos y desapareció. No sé si era la madre realmente, parecía que me miraba mal porque veía al pequeño llorar y no hacia yo nada por evitarlo. A los Día que volví a ir a visitar a mi abuelo, topé con la tumba de un pequeño, que murió en el 1962 a los 8 meses de nacer.  Era él sin duda, tenía su fotografía con la misma ropa que lo vi.

Este testimonio a preferido mantenerse en el anonimato

No hay comentarios:

Publicar un comentario