miércoles, 24 de abril de 2013

Las orgonitas, un instrumento mágico

Desde el primer día que me hablaron de las orgonitas siempre e tenido curiosidad y ya cuando las vi me fascinaron, como se podía crear tanta belleza! Cada orgonita es única, no hay dos iguales, me inspire con ellas, cada vez me gustaban mas y siempre soñé de tener una colección. Pero un día me atreví a hacerlas, después de varios fallos las e ido perfeccionando, no son fáciles de hacer al principio, es una faena muy delicada y requiere tiempo y paciencia. Los
materiales básicos que necesitamos son: la resina, liquida y trasparente (esta la incolora y la de color ámbar) las dos van bien, eso ya es a gusto de cada uno... la resina se compra en las ferreterías o en Internet. Otro material básico es el cuarzo, lo puedes comprar pero sale caro, lo mejor es ir a buscarlo... se encuentra en el campo, caminos, ríos, payas etc, se identifica porque es de color blanco o rosado, algunos tienen lineas marrones y poniéndolos al sol brillan, si dudas de si es cuarzo puedes hacer una sencilla prueba, rallas la piedra con una llave, si se ralla no es cuarzo de lo contrario si lo es. El ultimo material son las virutas de aluminio, estas se encuentran en sitios donde trabajan con el aluminio, carpinterías etc, normalmente lo suelen regalar. Hay otros materiales que se le pueden añadir a las orgonitas, como purpurina, colorantes, cobre, alambre, otras piedras, perlas, flores, figuras, bolitas etc. Cuando ya tengas los materiales que les quieras poner, antes de empezar tendrás que escoger un molde como: una copa de martini, un vaso, cubiteras etc, (nunca moldes de madera o de cartón, la resina se pega). Coges el molde, le echas lubricante o kh7 (porque sino la orgonita no sale) preparas la resina justa que vayas a utilizar y le pones unas gotas de endurecedor (ya viene con la resina, es un tubo) y lo mezclas bien, le pones una capita al molde y ahí ya le puedes poner cositas, piedritas, alambres... esperas que la capa se empiece a cuajar (que no este liquida, ni dura del todo) el tiempo depende de la calor, hay que ir controlando... cuando tengas la capa cuajada, ves preparando la resina, con otras gotas de endurecedor (la resina justa para la próxima capa) y la pones encima de la capa cuajada, ahora la puedes poner otra cosa, un pellizco de virutas por ejemplo, purpurina o lo que desees, ya vas haciendo capas si quieres, eso es a gusto de cada
uno, (no hace falta llenar los moldes enteros con capas) cuando tengas tu orgonita acabada tendrás que esperar que se seque por completo, si son grandecitas mínimo una hora, las medianas y pequeñas tardan menos. Cundo ya este seca y dura giras el recipiente, si el recipiente es de aluminio le puedes dar un pequeño golpe en seco, si es de cristal tendrás que vigilar... hay orgonitas que se quedan pegadas, es porque aun no están secas quizás, si ese no es el motivo ponlas 5 minutos en el congelador y así serán fáciles de sacar, cuando saques tu orgonita veras las cosas mas hermosas y fascinantes puedes crear. No me olvido de contaros un poco las propiedades que tienen las orgonitas: mezclando los materiales básicos se consiguen unos efectos energéticos, son canalizadoras de energía y la transforman, la energía negativa se vuelve positiva, creando así bienestar y armonía en el hogar y en la persona que la lleva, nos protegen de las ondas electromagnéticas de los electrodomésticos y a demás actúan en armonizar y equilibrar nuestra energía propia, en nuestro aura.
Vi una sencilla prueba que hicieron, para comprobar si la orgonita emite ondas, consiste en coger una pequeña y ponerla en un vaso cubriéndola con agua, con todo esto se pone en el congelador, cuando esta congelada lo sacas todo y veras unas grietas en el hielo de las ondas. Espero que te animes a poner una orgonita en tu vida.


Por Judit T

2 comentarios:

  1. gracias... me encantó tu entrada.. yo también deseo elaborar las mías, son maravillosas!

    ResponderEliminar